domingo, 4 de marzo de 2012

AIRAVATA : el elefante de tres cabezas


      Los elefantes son símbolo de poder, sabiduría, paz, felicidad y buena suerte .
       En la mitología hindú, el elefante es la montura del dios Indra, el rey de todos los dioses menores.
      Indra, el hermano del sol, es el dios de la guerra y de la tormenta. Su arma es el relámpago y su vehículo celestial es el elefante blanco tricéfalo, llamado Airavata, que es el más poderoso de los elefantes. Fue creado por Brahma uniendo las dos mitades de la cáscara del huevo del que había nacido Garuda , rey de los pájaros y montura de Vishnu,y cantando sobre las cáscaras los himnos sagrados.
     
Airatava "El elefante de tres cabezas"
 Airavata significa "el que forma las nubes", debido a la conexión de los elefantes con el agua y la lluvia. Según la mitología hinduísta, Airavata es capaz de producir las nubes, porque con su larga y potente trompa llega hasta el inframundo acuoso, allí absorbe todo el agua de la Tierra y luego la pulveriza creando la lluvia, que fue un regalo del dios Indra para los hombres.
      Airavata, el elefante blanco de tres cabezas que monta Indra, tenía alas y sus descendientes también las tuvieron, pero eran tan traviesos que molestaban, volando continuamente sobre un árbol donde oraba y enseñaba un gran maestro , que como castigo les quitó las alas.

Airavata

También para los budistas el elefante blanco tiene un papel importante. Hace más de 2500 años, la reina Maya quedó embarazada tras soñar que un elefante blanco entraba en su cuerpo. Los astrólogos interpretaron aquel sueño anunciando que la reina daría a luz a un niño que salvaría a la humanidad. Nueve meses después nació Buda. Desde entonces en el Sudeste asiático se venera al elefante blanco.

Terraza de los Elefantes

 
      Pero en Angkor, en la Terraza de los Elefantes, frente al Palacio Real, a quien se representa es al Airavata de la mitología hindú. La terraza está sostenida por elefantes de tres cabezas con las testas coronadas. Sus largas trompas, que recogen tallos de loto, se convierten en columnas, asemejando cariátides, pues sobre sus lomos cargan la plataforma superior.